View this page in English
Misión

Educar a los miembros de las comunidades que servimos y contribuir al desarrollo y crecimiento de estas comunidades

Que hacemos

Cristo para los Pobres es una organización internacional, sin fines de lucro, de alivio de la pobreza. Ofrecemos programas de apoyo en América Central, del Sur y, el Caribe para ayudar a las comunidades devastadas por la guerra, la pobreza y el hambre.

Además de nuestro Programa de Apoyo para el VIH que proporciona un suministro continuo de leche y vitaminas para los pacientes infectados con VIH en el Hospital La Mascota, en Managua, Nicaragua; Cristo para los Pobres, Corp. proporciona oportunidades para la educación, a los miembros en situaciones de riesgo, de las comunidades que servimos.

Estamos cumpliendo con nuestra visión de crear conciencia de la necesidad de la educación, mediante la enseñanza activa y la formación profesional, a través del desarrollo de nuestro Instituto Vocacional y de nuestro Programa educativo de promoción y prevención de salud, en la comunidad.

Cristo para los Pobres agradece profundamente a todos aquellos que nos han apoyado a través de donaciones durante todo este tiempo, ayudándonos así, a desarrollar nuestros programas de servicio a la comunidad. Esperamos que continúen apoyándonos.

También tenemos nuestras puertas abiertas para aquellos que quieran apoyarnos como voluntarios o para compartir un viaje de inmersión cultural, con nosotros.

Esperamos un futuro excitante y desafiante durante este hermoso viaje de ayuda, a los necesitados; en el nombre de Jesucristo.


Noticias

March 1, 2010
Our new office in Managua is open!

nicaragau office

 

more on our news page >>

 

 

Volunteers are needed to assist with our Vitamin Supplement Program. Example of Summary

more on our news page >>

 

 

 

how you can help link

 

 

donate link

 

Christ for the Poor

on YouTube


 

A él miraron y fueron alumbrados: Y sus rostros no se avergonzaron.Este pobre clamó, y el Señor lo escuchó y lo libró de todas sus angustias.


Salmo 34:5, 6